cuándo consultar al médico por un dolor de espalda

Lo dice un estudio de la Sociedad Española de Reumatología: aproximadamente el 80% de la población mundial desarrolla dolor de espalda en algún momento de su vida. Esto quiere decir que las dolencias relacionadas con la columna o los músculos dorsales, lumbares o cervicales son de las más recurrentes a nivel internacional.

Seguro que casi todos los que están leyendo este texto han tenido, en algún momento, alguna molestia en la espalda, y es probable también que muchos de ellos se hayan preguntado si era necesario acudir o no al médico.

Aunque no en todos los casos es indispensable consultar con un profesional, hay ocasiones en que lo más aconsejable es hacerlo y otras en que la visita al especialista es urgente.

Pautas para decidir ir al médico

A continuación, dejamos una serie de pautas que, si se dan, pueden ser claves a la hora de decidir que hay que tomar medidas y acudir al médico:

          Si el dolor en cuestión sucede por primera vez y con intensidad, o si sus características o localización son distintas a las de ocasiones anteriores.

          Si la molestia es tan intensa que los analgésicos de venta sin receta no la alivian, o si independientemente de la intensidad, el dolor no mejora en 3 días o no desaparece en 7.

          Si la molestia se extiende por el brazo o la pierna y es más intenso en esos trayectos que en la espalda o el cuello.

          Si el dolor se acompaña de pérdida de fuerza o alteraciones de la sensibilidad.

          Si la dolencia impide todo tipo de movimiento o es constante, es decir, no se modifica en función de la postura o el movimiento.

           Evidentemente, si el dolor está acompañado de otros síntomas, como fiebre, cansancio extremo o pérdida de peso.

          Si se padecen otras enfermedades o se están tomando medicamentos que contraindiquen algunos tratamientos para el dolor de espalda.

En tanto, si se dan en conjunto las siguientes situaciones, la visita al doctor podría posponerse temporalmente:

          El dolor ya ha sido previamente valorado por un médico, y las características y localización del nuevo episodio son las mismas.

          El dolor es soportable, se alivia con analgésicos que se pueden comprar sin receta médica, mejora en menos de 2 días y desaparece en menos de 7.

          El dolor no se acompaña de pérdida de fuerza.

          El estado general de salud es bueno, no hay fiebre ni pérdida de peso, no se padece ningún tipo de enfermedad y no se están siguiendo tratamientos que puedan influir en el dolor.

Contacta con nosotros

En cualquier caso, en Equipo de la Torre consideramos muy conveniente que ante una sintomatología crónica de dolor de espalda, sea el doctor quien determine si esta dolencia proviene de los huesos, músculos, nervios o incluso de algún órgano, tras realizar una minuciosa historia clínica y un examen físico. Y por eso, estamos siempre a su disposición para cualquier consulta.