Alrededor de 200 millones de personas en el mundo padecen osteoporosis y cada año se producen 1,7 millones de fracturas de cadera por esta causa. Según los estudios, el 30% de las mujeres posmenopáusicas y uno de cada ocho hombres mayores de 50 años padecen esta enfermedad.

Cada 20 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Osteoporosis. Este día se celebra desde 1996 gracias a una campaña lanzada por la Sociedad Nacional de Osteoporosis de Gran Bretaña y apoyada por la Comisión Europea.

Desde 1999, cada año la campaña del Día Mundial de la Osteoporosis presenta un tema específico que siempre busca concienciar a la población por medio de historias e imágenes de personas reales que padecen esta enfermedad. Hoy vamos a contarles en este blog todo lo que necesitan saber sobre ella.

¿Qué es?

La osteoporosis es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la microarquitectura de los huesos, lo que supone un aumento de su fragilidad y del riesgo de sufrir fracturas. De acuerdo con los expertos, para prevenir esta patología es necesaria una alimentación equilibrada rica en calcio y vitamina D.

La OMS ha catalogado a la osteoporosis como una de las epidemias de este siglo. Las fracturas osteoporóticas son la principal consecuencia de esta patología y es la causa de las estancias hospitalarias más prolongadas en mujeres mayores de 45 años, por encima del cáncer de mama, la diabetes o el infarto de miocardio.

Hay factores que aumentan el riesgo de osteoporosis tanto en hombres como mujeres

De hecho, se calcula que una de cada tres mujeres de más de 50 años sufrirá al menos una fractura osteoporótica a lo largo de su vida. La osteoporosis hace que los huesos se debiliten y se vuelvan quebradizos, provocando que una caída o incluso una leve tensión, como agacharse o toser, puedan causar una fractura. Estas lesiones ocurren con mayor frecuencia en la cadera, la muñeca o la columna vertebral.

A quiénes afecta

La osteoporosis afecta a hombres y mujeres de todas las razas. Pero las mujeres blancas y asiáticas, especialmente las mujeres mayores posmenopáusicas, son las que corren mayor riesgo. Los medicamentos, la dieta saludable y los ejercicios con pesas pueden ayudar a prevenir la pérdida ósea y a fortalecer los huesos débiles.

Síntomas

Típicamente, las etapas iniciales de la disminución de la masa ósea no presentan síntomas. Pero una vez que la osteoporosis debilita los huesos, algunos signos y síntomas podrían ser:

  • Dolor de espalda, provocado por una vértebra fracturada o aplastada
  • Pérdida de estatura con el tiempo
  • Una postura encorvada
  • Un hueso que se rompe mucho más fácilmente de lo esperado
Causas

Los huesos se encuentran en un estado constante de renovación: se desarrollan huesos nuevos y se descomponen los huesos viejos. Durante la juventud, el desarrollo de huesos nuevos es más veloz que la descomposición en el cuerpo, por lo que la masa ósea aumenta.

Después de los 20 años, este proceso se ralentiza y la mayoría de las personas alcanzan su masa ósea máxima a la edad de 30. A medida que las personas envejecen, la masa ósea se pierde más rápido de lo que se crea.

La probabilidad de desarrollar osteoporosis depende en parte de cuánta masa ósea se obtuvo en la juventud. La masa ósea máxima es en parte hereditaria y también varía según el grupo étnico. Cuanto mayor sea la densidad ósea máxima que se adquiera, más tejido óseo se tendrá «en la reserva» y menor será la probabilidad de padecer osteoporosis al envejecer.

Factores de riesgo

El hecho de que una persona llegue a tener osteoporosis depende del grosor de los huesos en los primeros años de vida, así como de la salud, la dieta y la actividad física más adelante. Los factores que aumentan el riesgo de osteoporosis tanto en hombres como mujeres incluyen:

  • Tener antecedentes familiares de osteoporosis.
  • Factores de estilo de vida. Estos incluyen: fumar, consumo de alcohol, hacer muy poco o nada de ejercicio, tener contextura pequeña o delgada y mantener una dieta con pocos alimentos que contienen calcio y vitamina D .
  • Tener determinadas afecciones médicas. Algunas afecciones médicas, como hipertiroidismo o hiperparatiroidismo, le hacen correr un riesgo mayor de osteoporosis.
  • Tomar ciertos medicamentos, como corticosteroides utilizados por períodos prolongados, causan adelgazamiento de los huesos.
  • Someterse a ciertas cirugías, como la extracción de los ovarios antes de la menopausia.
  • Ser de origen europeo y asiático, las personas con mayores probabilidades de tener osteoporosis.
  • Permanecer inactivo o estar postrado en cama por largos períodos de tiempo.La osteoporosis es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por una disminución de la masa ósea
  • Hacer dieta demasiado o tener un trastorno alimentario, como anorexia nerviosa.
  • Ser una mujer deportista, si tiene ciclos menstruales con poca frecuencia debido a la grasa corporal baja.

Diagnóstico

La densidad ósea puede medirse con una máquina que utiliza niveles bajos de rayos X para determinar la proporción de minerales en los huesos. En la mayoría de los casos, solo se examinan unos pocos huesos, generalmente en la cadera y la columna vertebral.

Tratamiento

Las recomendaciones de tratamiento a menudo se basan en una estimación del riesgo de fractura de un hueso en los próximos 10 años utilizando información como la prueba de densidad ósea.

Si el riesgo no es alto, el tratamiento podría no incluir medicamentos y podría centrarse en modificar los factores de riesgo de pérdida ósea y caídas. Tanto para hombres como para mujeres con mayor riesgo de fractura, los medicamentos para tratar la osteoporosis más recetados son los bifosfonatos.